25 de julio de 2018

Lago de reflexiones: la Educación, un derecho para todas las personas

Más allá de la obligatoriedad de escolaridad a los menores, en España existe una reglamentación que a duras penas mencionaremos por encima, pero que debe quedar clara, está ahí, a menudo no se aplica, lo cual constituye una violación de los Derechos Humanos y del Derecho Civil contra la Infancia, que es, sin lugar a dudas, el sector de la población más vulnerable de todos.

Real Decreto1105/2014, de 26 de Diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato.

Artículo 9. Alumnado con necesidad específica de apoyo educativo.

Punto 2; Las Administraciones educativas fomentarán la calidad, equidad e inclusión educativa de las personas con discapacidad, la igualdad de oportunidades y no discriminación por razón de discapacidad, medidas de flexibilización y alternativas metodológicas, adaptaciones curriculares, accesibilidad universal, diseño universal, atención a la diversidad y todas aquellas medidas que sean necesarias para conseguir que el alumnado con discapacidad pueda acceder a una educación de calidad en igualdad de oportunidades.

Esta es sólo una muestra, pero si realmente nos interesa el tema podemos irnos a leer el DECRETO 86/2015, de 25 de Junio, por el que se establece el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Galicia. O al DECRETO 229/2011, de 7 de Diciembre, por el que se regula la atención a la diversidad del alumnado de los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Galicia en los que se imparten las enseñanzas establecidas en la Ley orgánica 2/2006, de 3 de Mayo, de educación. Si tanto el primer ejemplo como el primer decreto citado no contemplan al alumnado de formación profesional y postobligatoria, en el último encontramos indicaciones que incluyen estudios postobligatorios, ahí entran los universitarios y los de formación profesional, regulados por la LOMCE.

Desde la experiencia personal puedo exponer las dificultades que supone estar en un curso que no te corresponde, porque cumples años más tarde y eres más pequeña, pero estás como mínimo igual de capacitada intelectual y cognitivamente que el resto. Ocurre que atiendes en clase, no haces nada más, y obtienes (tal como está diseñado el sistema evaluativo, algo de lo que ya hablaremos) unas altas calificaciones. Bien por ti, pero, ¿a alguien le preocupa que te aburras en clase, que tengas una alta capacidad, o que tengas lo opuesto, una dificultad de aprendizaje o comprensión lectora, etc?

Volvemos al punto de “cómo está diseñado el sistema” y ahí encontramos la respuesta: NO. A nadie puede interesarle o importarle, porque el sistema pretende ser el mismo por y para todo el alumnado, sin contemplar la diversidad.

En otra ocasión comentaremos otras diversidades que no sean funcionales o de capacidad cognitiva, y veremos cómo está establecido el sistema y cómo se forma y adapta el profesorado al mundo real actual, si es que se adapta. Porque igual nos llevamos la sorpresa de ver que no lo hace, pero eso en otra ocasión.

Beni Lago Fernández

19 de julio de 2018

Lago de Reflexiones: Maede Hojabri y la lucha del movimiento feminista iraní

Os presentamos una nueva sesión en el Blog de Ecos do Sur: 'Lago de Reflexiones'. Hoy iniciamos un viaje en compañía de nuestra colaboradora Antía Lago Fernández, que cada miércoles nos traerá sus disertaciones acerca de temáticas de actualidad y otras cuestiones de interés social. En 'Lago de Reflexiones', Antía nos contará también su experiencia personal y vivencias, en las que la lucha por sus propios derechos no se concibe sin una lucha por los Derechos Humanos y los derechos de todos y cada uno de los colectivos vulnerables de nuestra sociedad. Arrancamos, ¡no os lo perdáis!

Más allá de nuestras fronteras todavía suceden cosas que pueden parecernos cuando menos sorprendentes, sino aberrantes. Algo que ha intentado consultar en estos días la autora de este texto es la obligación de las mujeres iraníes de usar el velo. No se debe confundir, para empezar, ser musulmana con ser iraní. Aún así es complicado, hombres y mujeres dan dos tipos de respuestas, es obligatorio y es opcional, de modo que no he logrado confirmar y comprobar la realidad del este asunto.



Lo que me ha llevado a escribir esta semana sobre el uso del hiyab (el velo) ha sido ver en una red social la noticia de la detención de Maedeh Hojabri, una joven entre 17 y 18 años que por lo visto subía vídeos a Instagram, que grababa en su habitación, para disfrute propio y, como dijo en la TV nacional, para conseguir más seguidores. Unos 300 vídeos ha subido la joven, bailando diferentes estilos, orientales y occidentales, sin hacer uso del velo. Hasta 600 mil seguidores llegó a tener, la cuenta fue suspendida inicialmente pero ya está de nuevo activa.

Numerosos medios se han hecho eco de esta noticia en todo el mundo, no sólo en España, ni en países próximos de Oriente Medio, cercanos a Irán. Hablamos de una globalización total del acontecimiento que ha causado estupor a millones de mujeres que desconocemos la realidad represora del gobierno iraní.

Según informan algunos medios, la policía iraní anunció que planea cerrar cuentas similares en Instagram y el poder judicial está considerando bloquear el acceso a la red social. Cabe señalar que el gobierno ya ha bloqueado puntualmente el acceso a varias redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y la APP de MI Telegram. Aún así millones de iraníes siguen utilizando los sitios a través de proxies y VPN. 

Maedeh Hojabri, es la última joven iraní detenida por bailar en Instagram en Irán. "Si no puedo bailar, no es mi revolución". La frase de empoderamiento por excelencia la firmó la feminista Emma Goldman y todavía hoy colea contra la represión. Aunque Maedeh fue puesta en libertad bajo fianza, la reacción no ha tardado en llegar, recordemos que ha sido “obligada” a aparecer en la TV nacional pidiendo disculpas (se cree que bajo coacción).

Las redes se han llenado de vídeos de mujeres iraníes bailando en solidaridad con ella y como movimiento de empoderamiento ante un régimen que las oprime. #dancin_insn't_a_crime (bailar no es un crimen) es la etiqueta elegida para dar voz a estas mujeres. El  bloguero y disidente político Hossein Ronagui lamentaba que se criminalicen estas acciones: "Si le cuentas al mundo que chica de 17 o 18 años son detenidas por bailar, ser felices y guapas mientras los violadores están libres, se reirán. Porque será increíble". También organizaciones como Amnistía Internacional se han movilizado en apoyo a Hojabri.



Ella y otras mujeres son parte de un movimiento feminista que en los últimos meses lucha por acabar con la opresión que sufren a través de normas. Ya bailaron en las calles, en cualquier rincón de las ciudades y por ello fueron detenidas decenas de ellas. Ahora lo hacen en las redes sociales, en la seguridad de sus casas, pero conscientes de que pueden provocar la prohibición de Instagram.

No es la primera campaña que lanzan exclusivamente en las redes sociales. Ya en Marzo utilizaron los Miércoles y el hashtag #WhiteWednesdays (Miércoles blancos) para ponerse el velo islámico de color blanco, símbolo de la paz, y automáticamente quitárselo en señal de protesta. Desde Nueva York la periodista iraní Masih Alinejad dice "casi todas las mujeres detenidas en Irán por quitarse el hiyab son torturadas”.

Beni Lago Fernández

11 de julio de 2018

Terra de Deusas: magia de fusión libre

El sábado 7 de julio he tenido el honor y el placer de ser invitada por Ecos Do Sur al espectáculo “Terra de Deusas” y estas letras que os dedico son mi pago, la invitación no era gratis, ahora se entiende... jejejeje

Se trató de un show de danza oriental y mitología celta, dirigido por Angelina Oriental y a favor de los proyectos sociales de Ecos do Sur. La línea argumental discurrió en torno a la historia de varias deusas de esta tierra, cada una más peculiar y mágica, con diversos poderes y propiedades. Esas han sido la Diosa Morriam, la Guerrera Morrigan, la Diosa Epona, la Diosa Dannu, la Diosa Navia, la Diosa Deva, la Diosa Ariadna, la Diosa Aine y la Diosa Brigantia. Todas ellas mágicas y compartiendo un poder excepcional, el de abrirnos la mente, concienciarnos y ayudarnos a echar fuera prejuicios, tanto físicos como culturales.



Cierre del espectáculo Terra de Deusas

Hace unos años vi un espectáculo de Danza del Vientre (interpretado por una profesora a quien conocía) y he de decir que no me había casi gustado. Aquella vez me pareció que transmitía poco, pero este sábado, en cambio, he sentido un montón de cosas. Cuando nos hablan de danza oriental, igual lo primero que pensamos es danza del vientre, pero no ha sido así.

Creo que hay algo que me ha sorprendido enormemente y siento que para bien; en este espectáculo he visto bailarinas de todos los tipos y complexiones y he de decir que en cuánto a plasticidad visual del baile es mucho más hermoso cuánto más rellenita está la bailarina. Todas esas diosas tienen el poder de modificarte la visión del físico. Ha sido un "flash" inesperado.

Hubo momentos en los que, con nueve bailarinas en el escenario, una no sabía dónde mirar, si al centro, al fondo, a los lados, era imposible verlo todo, las coreografías eran una pasada, una barbaridad, y la danza oriental me ha seducido. He disfrutado mucho de los colores, hay mucho detalle sutil, se trabaja mucho cada "pequeño" movimiento que, luego, en el escenario se hace grande y se nota bien. Si logras comparar a dos bailarinas y ves que una lo hace y la otra no, te das cuenta al instante cómo se llena de elegancia, magia y belleza la interpretación en la que el movimiento es completo, por pequeño que sea. Y eso me ha gustado mucho.

Junto a los colores, repito, los velos, abanicos, plumas, abalorios, todo lo que las bailarinas se ponen para que su cuerpo luzca es de una belleza asombrosa. Pero no es tanto su cuerpo lo que luce, es su baile, su interpretación, su “toque” y ese toque es magia de diosa. Como magia es cuando se sincronizan, eso es lo es más.

He disfrutado mucho, se me ha hecho cortísimo, ni me he dado cuenta que han sido 90 minutos. Creo que es un espectáculo que merece mucho la pena, al que, si acudimos, lo mejor que podemos hacer es ir sin expectativas y sin ideas preconcebidas, dejarlas fuera, o dejar que se vayan a medida que la magia de las diosas entra en acción. 

Porque de todos los poderes que tienen, todas ellas comparten al menos la virtud de internarse en ti y diluir y disipar prejuicios. Vale mucho la pena verlo, transmite una cantidad inmensa de emociones y de "sabores" (sí, sabores, no digo mal)... es una combinación de músicas celta, árabe, egipcia, baile oriental, esa magia de fusión libre que te hace sentir como si la boca se te llenase de sabores.

Ojalá se repitiera y acudiera mucha más gente. Gracias por invitarme, aquí está mi pago.
Beni Lago Fernández