11 de julio de 2018

Terra de Deusas: magia de fusión libre

El sábado 7 de julio he tenido el honor y el placer de ser invitada por Ecos Do Sur al espectáculo “Terra de Deusas” y estas letras que os dedico son mi pago, la invitación no era gratis, ahora se entiende... jejejeje

Se trató de un show de danza oriental y mitología celta, dirigido por Angelina Oriental y a favor de los proyectos sociales de Ecos do Sur. La línea argumental discurrió en torno a la historia de varias deusas de esta tierra, cada una más peculiar y mágica, con diversos poderes y propiedades. Esas han sido la Diosa Morriam, la Guerrera Morrigan, la Diosa Epona, la Diosa Dannu, la Diosa Navia, la Diosa Deva, la Diosa Ariadna, la Diosa Aine y la Diosa Brigantia. Todas ellas mágicas y compartiendo un poder excepcional, el de abrirnos la mente, concienciarnos y ayudarnos a echar fuera prejuicios, tanto físicos como culturales.



Cierre del espectáculo Terra de Deusas

Hace unos años vi un espectáculo de Danza del Vientre (interpretado por una profesora a quien conocía) y he de decir que no me había casi gustado. Aquella vez me pareció que transmitía poco, pero este sábado, en cambio, he sentido un montón de cosas. Cuando nos hablan de danza oriental, igual lo primero que pensamos es danza del vientre, pero no ha sido así.

Creo que hay algo que me ha sorprendido enormemente y siento que para bien; en este espectáculo he visto bailarinas de todos los tipos y complexiones y he de decir que en cuánto a plasticidad visual del baile es mucho más hermoso cuánto más rellenita está la bailarina. Todas esas diosas tienen el poder de modificarte la visión del físico. Ha sido un "flash" inesperado.

Hubo momentos en los que, con nueve bailarinas en el escenario, una no sabía dónde mirar, si al centro, al fondo, a los lados, era imposible verlo todo, las coreografías eran una pasada, una barbaridad, y la danza oriental me ha seducido. He disfrutado mucho de los colores, hay mucho detalle sutil, se trabaja mucho cada "pequeño" movimiento que, luego, en el escenario se hace grande y se nota bien. Si logras comparar a dos bailarinas y ves que una lo hace y la otra no, te das cuenta al instante cómo se llena de elegancia, magia y belleza la interpretación en la que el movimiento es completo, por pequeño que sea. Y eso me ha gustado mucho.

Junto a los colores, repito, los velos, abanicos, plumas, abalorios, todo lo que las bailarinas se ponen para que su cuerpo luzca es de una belleza asombrosa. Pero no es tanto su cuerpo lo que luce, es su baile, su interpretación, su “toque” y ese toque es magia de diosa. Como magia es cuando se sincronizan, eso es lo es más.

He disfrutado mucho, se me ha hecho cortísimo, ni me he dado cuenta que han sido 90 minutos. Creo que es un espectáculo que merece mucho la pena, al que, si acudimos, lo mejor que podemos hacer es ir sin expectativas y sin ideas preconcebidas, dejarlas fuera, o dejar que se vayan a medida que la magia de las diosas entra en acción. 

Porque de todos los poderes que tienen, todas ellas comparten al menos la virtud de internarse en ti y diluir y disipar prejuicios. Vale mucho la pena verlo, transmite una cantidad inmensa de emociones y de "sabores" (sí, sabores, no digo mal)... es una combinación de músicas celta, árabe, egipcia, baile oriental, esa magia de fusión libre que te hace sentir como si la boca se te llenase de sabores.

Ojalá se repitiera y acudiera mucha más gente. Gracias por invitarme, aquí está mi pago.
Antía Lago Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario