23 de agosto de 2018

Lago de Reflexiones: aprender de las migraciones


¿Emigramos o acogemos inmigrantes, qué hacemos?

Cuando yo era pequeña estudiábamos en el colegio el fenómeno de la emigración española y recuerdo que era muy sangrante la cantidad de personas de toda España, pero especialmente de Galicia, al menos así lo recuerdo yo, que salieron del país y que no han regresado jamás. Sin ir más lejos, allá por el año 1990 el Gobierno de la Xunta de Galicia de Manuel Fraga llevó a cabo un programa de actividades en las que nietos de gallegos emigrados de Galicia entre 1906 y 1957, venían desde Argentina, Venezuela, Chile y otros países de América del Sur, a conocer Galicia y a conocer a otras personas de su misma edad oriundas de esta comunidad.

Mi recuerdo de aquel encuentro intercultural (todavía a día de hoy) es que me enriqueció muchísimo y me abrió mucho los ojos a ver de otra forma a gente que hablando el mismo idioma usaba otras palabras, una fonética diferente, y todos aprendimos, enseñando y compartiendo. 

De hecho hay una anécdota que me gustaría compartir. ¿Por qué en Argentina se llama “gallegos” a todos los españoles? Precisamente por el elevadísimo porcentaje de gallegos y por haber sido de los primeros en llegar, así pues no seamos ignorantes. Y aprendamos todo lo que podemos compartir con la gente de fuera de estas fronteras.

Por cierto quién no recuerda, igual seré yo muy mayor para compararme con quienes me leéis, a Paco Martínez Soria interpretando papeles de emigrante español en Alemania, y películas similares. Alemania, Francia, Suiza, Reino Unido y otros países europeos han sido tradicionalmente acogedores de emigrantes españoles. No recuerdo que nadie regresase empobrecido o malogrado, ni recuerdo que, en aquellos tiempos, hubiera tantas muertes de emigrantes españoles en el camino. Aquí algunos datos históricos sobre emigraciónPorque las rutas eran seguras y porque no había la ignorancia que hoy hace de mecha para expandir el Discurso de Odio que hay, tanto en las calles, como en las Redes Sociales.

¿Y qué me dice la gente de la relevante emigración de jóvenes universitarios que terminan su formación científica en el extranjero y que en muchas ocasiones no retornan? ¿Esos también son discriminados?

¡Qué curioso, aquí aceptamos que una persona inmigrante estudie en nuestro colegio, en nuestro instituto, que trabaje en nuestra empresa, que viva en nuestro edificio! Pero cargamos miserablemente contra el que está en la calle, contra el que no encuentra trabajo, contra el que se busca la vida de una forma alternativa para subsistir y malvivir, a ese lo detestamos, los discriminamos con la mirada o con la indiferencia. Demostrando que nuestra ignorancia puede ser supina.

A finales de 2008 se contabilizaban 34.000 emigraciones de españoles, pasando a más de 56.000 en 2012. Hay que saber darse cuenta de que la emigración española también ha crecido en cifras y no ver solamente la inmigración extranjera como un problema. Entre que se retrasa la edad de reproducción y se reduce la cantidad de hijos por núcleo familiar, la pirámide demográfica española es regresiva y estamos envejeciendo sin una renovación generacional que garantice nuestro crecimiento. En lugar de quejarnos de las llegadas de inmigrantes deberíamos darles las gracias y acogerles con los brazos abiertos, porque sin ellos el futuro de España está abocado a un oscuro y profundo agujero negro.

Es tan rica la interculturalidad, que conozco a una chica que es venezolana, de padre gallego y madre húngara y ahora vive en Canarias, ¿cómo podría darnos la vida mayor riqueza que ésta? Tenemos que aceptar e integrar a la gente migrante.

Beni Lago Fernández

15 de agosto de 2018

Lago de reflexiones: "¿Y si dejamos de opinar sobre el aborto y sencillamente lo respetamos?"

De pronto me aparece en Twitter el siguiente titular: "La Iglesia española aprovecha el 'No' al aborto en Argentina para exigir al Constitucional que se derogue la ley de Zapatero". He aquí el artículo completo.  

Recientemente tuve una conversación de 4 horas con una religiosa de la Compañía de María y uno de los temas a tratar ha sido precisamente este: el aborto. Y lo comenté por una razón, era un encuentro personal e íntimo pero en él quería hacer referencia a la grandísima madurez y admiración que despierta en mí la reflexión de una amiga argentina de 15 años de edad. Desde Buenos Aires me dice, en lo que viene a ser una opinión muy similar a la mía:

"Eso es un tema complicado, creo (y yo también) que no se debe mezclar la creencia con la opinión que tenga respecto a este tema, y no se debe involucrar a la Iglesia con el pensamiento este del aborto. Pero yo estoy a favor (y ya somos dos) porque acá en Argentina a la mujer no se la trata bien, hay millones de feminicidios cada año, cada mes, y todo se tapa y nadie dice nada. Es más, hace dos días, violaron a una nena de 12 años y no hay rastro del violador y todo queda en nada. Con respecto al tema del aborto, primero y principal se botó la ley, o sea que no es legal. Ahora el tema del aborto; yo nunca abortaría pero estoy a favor porque, si se hubiera aprobado la ley que sé que el año próximo va a ser de nuevo la votación y si no es este próximo va a ser el siguiente, porque no vamos a parar hasta conseguirlo. Yo no lo veo tanto por el tema de abortar, porque abortos va a seguir habiendo, pero lo que se quiere tratar es de que sean seguros y de que la vida de esa chica no corra riesgos, incluso por violaciones, no solamente porque se rompa el preservativo o le falle el anticonceptivo, también por el tema de que si la madre no puede tener el hijo en ese momento. Si se hubiera aprobado sería una lucha más para la mujer, una lucha más para nosotras.”



Como he dicho, la religiosa de la Compañía de María manifestó una opinión similar, la regulación de un acto como éste no obliga a nadie a llevarlo a cabo, pero otorga una seguridad y un derecho sanitario que garantiza que al menos una de las dos vidas va a seguir su curso, no se van a perder ambas en el intento clandestino de acabar con una de ellas.

Creo firmemente que hay personas que a menudo hablan frente a los micrófonos que se les prestan y se les da voz en nombre de la Iglesia Católica y realmente la voz de la Iglesia tenemos una y mil experiencias de vida diferentes. Yo he pasado por una reasignación de identidad y mi partida Bautismal ha sido rectificada para adaptarla a mi realidad, como hija de Dios, bautizada, confirmada y con mis sacramentos al día.


Como mujer estéril soy la primera que, a menudo, he estado callando mi opinión o expresando mi obligación de callar y no opinar, pues biológicamente no soy quien de concebir y gestar, de modo que no me corresponde a mí opinar, sino respetar a quienes sí viven el problema, la circunstancia y la difícil, complicada, dura y cruda decisión de abortar o no.

José María Gil Tamayo debería tomar nota de Víctor Manuel Fernández, Arzobispo de La Plata, quien en un comunicado ha confesado que "no me atrevería a salir a festejar por el ‘no' al aborto, porque creo que ni los legisladores ni la sociedad en general pueden irse a dormir tranquilos".Yo no dormiré tranquila hasta que sepa que cualquier argentina tenga derechos sanitarios que garanticen que su decisión, libre, no dogmatizada por el Catecismo, pueda ejecutarse sin riesgo para su propia vida. Eso es defender la vida, no lo otro.


Antía Lago Fernández


8 de agosto de 2018

Lago de Reflexiones: "¿Y si respetáramos la capacidad de las personas con discapacidad?


Navegando por las redes me encuentro de entrada con un tweet de @aprenderaquerer en el que traduce únicamente el comienzo de un hilo en inglés, del perfil de Liz Roderick, @LidsRodney, cuya traducción, realizada por Juan, un joven estudiante de Traductorado de Inglés, de Córdoba (Argentina), pongo a continuación. Le agradezco mucho el esfuerzo y el trabajo realizado, a él @CruzCia_  es a quien le debemos esta posibilidad de leer el hilo completo en español, entero:

Atención personas sin discapacidad: decir "no dejes que tu discapacidad te defina" es básicamente lo mismo que decir "tu discapacidad me hace sentir incómod@, así que si pudieras, por favor, actuar lo menos discapacitad@ possible, aunque te cueste muchísimo, sería geniaaaal."



Pregúntate por qué quieres decir eso. ¿Crees que nosotros, la gente con discapacidades, no estamos ya viviendo nuestra mejor vida, haciendo todo lo que podemos? ¿Crees que nuestra discapacidad es inherentemente mala y no deberíamos estar orgullosos de ella, si es que lo estamos? ¿Crees que nos estamos limitando a nosotros mismos simplemente reconociendo tener una discapacidad? ¿Crees que la discapacidad es un estado mental? 

Mi consejo: solo escucha a las personas con discapacidades hablar. Si ellas te piden ayuda con algo, ayúdalas si puedes. De verdad soy incapaz de pensar en una razón por la que tú realmente necesitas decirle a alguien que su discapacidad no le define. Nuestras discapacidades tan solo son. Nosotros decidimos lo que significan para nosotros. Nadie más puede hacer eso por nosotros. 

Y en cuanto a lo de "estar orgullosos" de nuestras discapacidades: sí, esto sí existe para algunos de nosotros, pero es ALGO EXTREMADAMENTE PERSONAL. Hay tanta cosa mala acerca de ser discapacitado. Mucho de eso, para alguno de nosotros, tiene más que ver con el capacitismo que con la discapacidad en sí. 

Sufro de psicosis, bipolaridad, y soy autista. Y estoy orgullosa. Mí cerebro es bastante ordenado. Si la gente dejará de pensar que soy peligrosa o poco inteligente, o todas las otras cosas que piensan sobre mí, mí vida sería excelente excepto por la depresión y la ansiedad. Pero jamás asumas que alguien DEBERÍA estar orgulloso de su discapacidad, tampoco. Esta es una elección muy personal, y para muchos de nosotros varía día a día.

Si nos quedamos en la lectura únicamente del primer tweet, algo que a menudo hacemos en las Redes Sociales, como ocurre a veces con los titulares de algunos artículos, debido a las prisas, a la vida tan apurada que llevamos, y a otras cuestiones personales e individuales, igual creeríamos que estamos ante un discurso de odio. Yo lo hice. Luego, algo que me cuesta captar debido a mi neurodivergencia entendí que se trataba de un hilo cargado de ironía y sarcasmo. Por lo que he concluido que mis sospechas sobre la existencia de una discapacidad o diversidad funcional en mi persona son posiblemente ciertas. Y, a partir de ahí, podemos abrir otro debate. ¿Me define mi neurodivergencia, o me define mi capacidad para superarla? ¿Es una discapacidad, o es una diversidad funcional? ¿O es las dos cosas?

George Orwel decía: “si el pensamiento corrompe el lenguaje, 
el lenguaje también puede corromper el pensamiento”.

Sobre el discernimiento de la diferencia de términos, os invito a leer el artículo: ¿Personas con discapacidad o con diversidad funcional?, que me facilitaron desde EAPN España. Gracias a Xosé Cuns, autor de artículos de La Voz De Galicia como este: ¿Apartheid en la discapacidad? y a EAPN España, a Juan y al blog  Aprender A Quererme.

Beni Lago Fernández

6 de agosto de 2018

"Mi momento más creativo es justo cuando me acabo de despertar"

Kiko Cabanillas es parte de la gran familia de Ecos do Sur: es socio, fue presidente y en la actualidad imparte clases de español como voluntario. Pero su faceta más conocida es la de periodista y escritor y mañana, 7 de agosto, a las 19 horas, firmará ejemplares de sus obras en la caseta de la Librería Couceiro de la Feria del Libro de A Coruña.

-¡Hola, Kiko! Da la impresión de que eres un autor muy prolífico, ¿es así?
-Pues sí, hasta el momento tengo doce libros publicados con editoriales y otros cuatro auto editados: así que 16. Ahora acabo de sacar dos al mismo tiempo. 



-Cuéntanos...
-Uno se llama 'Cincuenta Inmigrantes en Coruña' y es de periodismo puro y duro: son entrevistas a medio centenar de personas extranjeras afincadas en A Coruña, en las que hablamos de todo: expectativas, realidades, integración, comida... Con fotografías y en formato libro. 

-¿Qué has encontrado en común en esas 50 conversaciones?
-Me ha llamado la atención que la gran mayoría de las personas que he entrevistado dicen que no han conocido el racismo en A Coruña. Al mismo tiempo, se confirma el dicho de que realizan los trabajos que nosotros no queremos: cuidar a ancianos, labores domésticas, etc. 


-¿Y el otro libro?
El otro es literario, y se llama 'Raptos Místicos', un compendio de relatos publicado por la editorial Lautana.

-Suena a Santa Teresa de Jesús...
-Sí, porque el hilo conductor es la idea de que por la mañana cuando me acabo de despertar, antes de tomar el café justo a esa hora del día, es mi momento más creativo, en el que soy capaz de parir un relato. Así que este libro es un compendio de historias escritas en esos momentos de rapto místico creativo.

1 de agosto de 2018

Lago de reflexiones: 'La zancadilla burocrática'

¿Cómo funcionan las ayudas sociales que ofrece la Administración? Hoy compartimos aquí la experiencia personal de Antía, que opina lo siguiente:


“De la forma más opaca y menos transparente que podáis imaginar, según mi propia experiencia. Se publica una partida presupuestaria, de modo que el gobierno, el que sea, queda bien y parece muy bueno. Pero luego se publica una Orden, un Decreto, o un Reglamento por el que se regulan las ayudas sociales equis.

Nunca llega a estar claro el colectivo social al que está destinado, nunca se establece de forma directa quién puede y quién no puede pedirlo, si existe alguna forma rebuscada de limitar la cantidad de colectivos vulnerables que puedan acceder ya se encargan ellos de hacerlo, por medio de porcentajes, números, el dichoso IPREM de las narices, eso que hace que a veces otra ayuda social resulte incompatible, etc.



La descripción del proceso se redacta de una forma muy jurídica, de modo que no queda nada claro qué hacer, ni cómo hacerlo, e involucrarán a más de una administración que, teniendo en cuenta que no trabajan transversalmente, obligarán a la persona solicitante a solicitar en varios lugares varios certificados, documentos y papeles que lo entretendrán hasta el punto máximo y límite del proceso.

Llegado el caso las administraciones admitirán cierta cantidad de solicitudes, a otras muchas les dirán que no les pueden aceptar la solicitud porque falta algo, porque algo que ha presentado no se corresponde con la definición imprecisa que ellos mismos han expuesto en su pliego de condiciones.

Una vez que a unos se les ha aceptado, a otros denegado, a otros cuántos los habrán dejado fuera porque su propia pobreza y situación de exclusión social les impedirá enterarse de la ayuda dentro del plazo y tiempo, o, como en la última de la ayuda pública del alquiler de la vivienda, en la que han implicado al propietario. Muchos propietarios se han negado a apoyar la solicitud. Sea cual sea la ayuda, hemos pasado de que el gobierno anunciase 20 millones de euros para ayudas sociales, a que un 25% de las personas destinatarias hagan su solicitud con cierta corrección, a alguna todavía le requerirán en el plazo de 30 a 60 días siguientes alguna enmienda burocrática, para lo cual contarán con 10 días hábiles en el mejor de los casos, a veces naturales, desde la recepción de la notificación.



¿Qué tenemos? Tenemos que de 20 millones de ayudas sociales se van a destinar a la población una realidad de 250.000 euros en el mejor de los casos. O menos. De lo anunciado a lo invertido se han comido un 97'5% que no ha llegado a nadie. Pero nos han vendido el humo y la falacia de que iban a invertir 20 millones en ayudas sociales.

Da igual qué gobierno sea, da igual el color del partido, estamos antes una estrategia que es similar en todos los casos. Y los Servicios Sociales pagan el plato roto, ¿por qué? Por algo tan simple como que se saturan de trabajo y tareas, hay personas que no sólo son destinatarias reales de esas ayudas, y algunas se enterarán, es que no van a ser quienes de apañarse con todos los trámites por sí mismas. Esas personas necesitan de una ayuda y colaboración altruista y voluntariosa de alguien ducto en la materia. Ahí entran las Trabajadoras Sociales, los Educadores Sociales, los Integradores, Sociales, el voluntariado y los colaboradores de las ONG's, etc.

Y pocas, algunas pocas, personas que somos autónomas y nos defendemos ante esta zancadilla burocrática que nos ponen continuamente. Zancadilla donde muchos colectivos sociales vulnerables se van a ver muy afectados e impedidos para llevar a cabo el proceso completo. Así ejercen la aporofobia institucional las administraciones”.

Beni Lago Fernández