10 de enero de 2017

George, el ingeniero de la calle

George, originario de Nigeria es uno de los cientos de africanos que sobreviven en Galicia en situación administrativa irregular. Esto quiere decir que aunque quiera trabajar, no puede hacerlo legalmente, además de no tener acceso a otros derechos que desde Ecos do Sur consideramos Universales: los tenemos por el mero hecho de ser humanos. 

George ingeniero, pero esta situación le ha llevado a mendigar. Le dedica el tiempo de un trabajo a tiempo parcial, seis horas diarias a la intemperie, en las que sueña con conseguir regularizar su situación, trabajar y traer a su familia. Mientras sus sueños no se cumplen, trata de mejorar sus oportunidades asistiendo a las clases de español que imparte Ecos do Sur. Hoy, os contamos su historia.

-¿Qué formación y estudios tienes?
-Soy Ingeniero Internacional Técnico de Relaciones de Diplomacía. Llevo dos años en España y no he encontrado ningún trabajo, porque no tengo  papeles.
-¿Cómo consigues sobrevivir en esa situación?
-Pido dinero en la calle para pagar la habitación en la que vivo y para comer. En la calle Barcelona y en Los Rosales.
 -¿Cuánto dinero consigues?
-Consigo unos diez euros al día, en seis horas.
-¿Cómo es el trato que recibes de la gente a la que pides?  
-Muchos me dicen que debería trabajar y que pedir es muy fácil. Dicen que soy demasiado joven para rendirme y no luchar por un trabajo.
-A nosotros no nos parece que sea fácil... ¿Qué contacto tienes con Ecos do Sur?
-Sobre todo las clases de español. También me ayudan legalmente para dejar de estar en situación irregular. No hay trabajo si no hay papeles.
-¿Qué planes de futuro tienes en España?.
-Espero conseguir mis papeles pronto y poder traer a mi familia.

14 de diciembre de 2016

"Si hubiese leyes sociales justas, no debería existir el voluntariado"

Las clases de español para personas extranjeras son el servicio más longevo de Ecos do Sur. Funcionan ininterrumpidamente desde 1992, justo un año después de la fundación de esta entidad. Actualmente, Alfredo Asensio es el coordinador del equipo de profesores, y además da clases desde hace diez años.


Son 25 profesores voluntarios que desarrollan su clases en tres niveles de enseñanza: alfabetización, iniciación y perfeccionamiento. Por sus manos han pasado cientos de alumnos en los últimos años, que entran con un conocimiento muy limitado del idioma y salen con las herramientas básicas para manejarse en este entorno.

Hay una media de 12 alumnos por aula, la mayoría con edades entre los 25 y 30 años. Gente como Abdalá, que destaca lo importante que es saber hablar español para integrarse. O como Samson, natural de Ghana, que ha realizado varios cursos en Ecos do Sur y que señala que el profesorado de español "es maravilloso". Fátima, la alumna más joven, lleva siete meses en la clase y asegura que ha aprendido mucho.

"Necesitamos constantemente aulas, ya que se nos quedan pequeñas", afirma Alfredo. Él es voluntario con solera, de los que mueven montañas, y asegura que "el voluntariado social no debería existir si hubiese leyes sociales justas".




"Comprobamos semana a semana, como el alumnado que llega sin conocimiento siquiera del abecedario, con esfuerzo y tesón por aprender, logra avanzar". Estimamos que han pasado en estos años más de 800 alumnos por las aulas de Ecos do Sur, a los cuales se les entrega un certificado que acredita su nivel de conocimiento. 

12 de diciembre de 2016

A Coruña y El Cairo, unidas contra el horror

El grupo de jóvenes coruñeses que participan estos días en el intercambio juvenil Allies, en El Cairo, se encuentran en buen estado y su situación es segura, según informa desde la capital egipcia Nahid El-Amrani, coordinadora del proyecto y mediadora intercultural de la ong Ecos do Sur.


Los 10 chicos y chicas de A Coruña llegaron a El Cairo la pasada semana para participar en un programa de actividades a través de las que realizan una reflexión y acercamiento entre la cultura árabe y la occidental, tendiendo puentes de conocimiento y entendimiento mutuo. Previamente, en el mes de noviembre, 10 jóvenes egipcios visitaron A Coruña en la primera ronda del intercambio.
El grupo coruñés está “tranquilo y a la espera de noticias”, y se les recomendó mantener medidas de seguridad como evitar pasar cerca de comisarías, estaciones o centros religiosos. Acompañados por la ong Etijah, su anfitriona, su programa de actos se desarrolla con normalidad, y el ambiente en la ciudad es sumamente tranquilo en estos momentos. Ecos do Sur está en permanente contacto con el grupo. Hay que recordar que hasta el momento el gobierno español no ha recomendado a los turistas abandonar el país.
Desde Ecos do Sur lamentamos profundamente las pérdidas humanas y la situación que atraviesa el país, y esperamos que este atentado no empañe todos los esfuerzos que se realizan para acercar culturas y trabajar el entendimiento mutuo y la paz. 

2 de diciembre de 2016

"En esta ciudad hay una gente maravillosa"

Ahmad Matar encarna el espíritu de esas personas que no se arredran ante la adversidad y que hasta en los momentos más complicados encuentran motivación para  tender la mano y aportar a los demás. De origen sirio, reside en A Coruña desde hace poco tiempo. Aquí ha solicitado asilo. Su trayectoria es la de tantos compatriotas que huyen cada día de la situación invivible en su país.



Tras pasar por Turquía, Grecia y Alemania, llegó a España. Conoció Ecos do Sur a través de nuestra voluntaria Leticia, que es, además, su amiga. Ahora, mientras aguarda por la protección internacional que necesita, se dedica a sensibilizar a los jóvenes de Galicia sobre la realidad de los campos de refugiados. Y no solo eso, sino que también ha puesto en marcha un curso informal de árabe gratuito, abierto a todas las personas que deseen aprender esta lengua. Lo hace como voluntario.

-¿Cómo fue tu periplo, tu aventura, para llegar a España desde Siria?

-Primero conseguí llegar a Turquía. Estuve allí un año, sobreviviendo con trabajos temporales. Después mi hermano me vino a buscar  y juntos cruzamos el mar a Europa. Ese fue el peor momento que he vivido, en el bote que nos llevó a Grecia. Éramos más de treinta personas y no podíamos ni movernos. Muchos sufrían problemas de salud, y las condiciones eran muy duras para un enfermo.   


-¿Qué sucedió cuando llegaste a Grecia? 

-Pasamos dos meses en Grecia, en el campo de refugiados de Idomeni. Allí trabajé como voluntario en varias organizaciones, como Swisscross Foundation y Movement on The Ground... Necesitaba ayudar, como me habían ayudado a mí. En los campos de refugiados vivíamos en muy malas condiciones higiénico-sanitarias, pésima comida y escasa... La gente estaba muy enfadada por el cierre de fronteras con Macedonia. Muy tristes también.

-No terminó ahí tu periplo...

-Fue por esas pésimas condiciones de vida que decidí irme de Grecia. Mi hermano volvió con su familia, a Suiza, y yo entré en un plan de recolocación. Así fue como terminé aquí.

-Y ¿qué tal te hemos recibido? 

-Antes de venir a Coruña estuve en Barcelona. Aquí me han apoyado Ecos do Sur y Accem. En  esta ciudad hay una gente maravillosa. Para mi sois muy similares a mi cultura. Queréis ayudar constantemente, pero uno se encuentra con muchos frenos del gobierno, de tal modo que resulta imposible algo tan sencillo como conseguir unos papeles... 

-También aquí quieres aportar a la ciudad que te acoge...

-He puesto en marcha un curso gratuito de lengua árabe, abierto a todo el mundo. Se desarrolla en el bar Waikiki, en la estrecha de San Andrés, todos los miércoles a las 20.30. Hay dos niveles, iniciación y avanzado. Todo el que quiera puede incorporarse, solamente tienen que contactar conmigo en el teléfono 633724531.


31 de octubre de 2016

¿Por qué supervivientes? (Y no víctimas)

Hace unos días que tenemos en marcha una Campaña de CROWDFUNDING para ayudar a 30 mujeres supervivientes a la violencia de género a transformar sus vidas. Hoy queremos acercaros un poco más a la realidad de estas mujeres. Leyendo la historia de Luz sabréis por qué para nosotros son supervivientes, no víctimas.

"Pasé por situaciones bastante difíciles. Se presentaron algunos problemas con una pareja que tuve, con la que estuve tres años y el ultimo año fue bastante fatal. Fue un paso bastante duro y me vi sin salida". Fue en ese momento cuando acudió a la ayuda de Ecos do Sur.


"Entonces me sentía desorientada y desvalorada por completo, no sabía por donde pegar, tenía todo cerrado. ¡Ahora mi situación ha cambiado tanto! Ya no tengo miedo a nada, a dar el paso, me siento fuerte. Con la experiencia de la vida a veces digo que lo malo se convierte en bueno".

Luz se llenó de poder para transformar su vida a través de nuestros servicios de apoyo psicológico. "Yo ahora vivo sola, estoy tranquila y la verdad es que Ecos do Sur me ha ayudado mucho. A salir adelante, a levantarme y decir que sí que puedo. Me siento más valorada, me siento segura como mujer. A las personas que se sienten mal les dan una orientación de cómo puede ir tu vida mejor, y ya la decisión la tomas tú. Hoy sigo utilizando el servicio de atención psicológica, porque en cualquier momento puedo tener una depresión, ya eso es algo como muy normal, que llega... Para mi, Jose (psicólogo de esta ong) y Ecos do Sur fueron fue un apoyo bastante grande, porque yo estaba sola. Ahora ya puedo contar mi historia sin llorar, sin angustia. Ahora hasta me río, preguntándome cómo me metí en esas cosas".
  
¿Cómo puedes ayudar tú?

Queremos organizar más talleres terapéuticos para que otras 30 mujeres como Luz puedan empezar a transformar sus vidas. Cada día que pasa es importante, porque muchas mujeres que han sido víctimas sufren un encierro, están solas y aisladas, sin oportunidades de ocio ni amigos. Por eso, necesitamos recaudar 3.000 euros y empezar los talleres en enero: que el año nuevo traiga, de verdad, una vida nueva para las supervivientes.

Puedes ayudar con un DONATIVO, de la cantidad que sea, y es muy sencillo y seguro hacerlo a través de MI GRANO DE ARENA.

De parte de Ecos do Sur y de las 30 mujeres, ¡GRACIAS!

24 de octubre de 2016

Tres iniciativas en el Día de Información sobre Desarrollo

Hoy, 24 de octbre, se celebra el Día Mundial de Información sobre Desarrollo. Un día especial en el que queremos pasarle el micrófono a proyectos que están transformando la realidad ahí fuera. Así, si el año pasado dábamos a conocer seis reportajes innovadores sobre Desarrollo, este 2016 queremos mostrar tres iniciativas que desde el periodismo tratan de profundizar en la Democracia y los Derechos Humanos. Las tres se desarrollan en España, involucran a las Nuevas Tecnologías y nos parecen muy intesantes, ¡esperamos que las disfruteis!
  • PROXI: un proyecto de observación y accion sobre el impacto del discurso del Odio y la xenofobia en Internet.
  • Civio: tecnología aplicada a la transparencia y la apertura de datos.
  • Tipi Ciudadano: una herramienta on-line de transparencia, acceso a información y rendición de cuentas nacida desde la sociedad civil.

22 de julio de 2016

En el Día por las Víctimas del Odio... toca actuar!

Asistimos a un aumento lento pero constante de los delitos de odio contra las personas extranjeras en España: el último informe sobre este tipo de delitos publicado por el Ministerio de Interior habla de un  incremento del 6 por ciento en 2015. La tendencia es tan sólida que incluso ha propiciado la creación de una Fiscalía específica. Y no se trata de un fenómeno restringido a las grandes ciudades. En Galicia, es especialmente preocupante la situación de la provincia de Coruña, que es la séptima en el contexto estatal con más delitos de odio.

Hoy, 22 de julio, se celebra el Día Europeo de Acción por las Víctimas del Odio, pero...¿qué son los delitos de odio? Según la legislación española aquellos que se ejecutan contra una persona por su origen, etnia, orientación e identidad sexual, religión, creencias o discapacidad. En España, la mayoría de estos delitos se cometen contra personas de otras nacionalidades y por motivos xenófobos. Esto incluye agresiones físicas, pero también difamaciones, amenazas e insultos: es el tristemente famoso discurso del odio o hate speech.



Nos preocupa especialmente cómo el discurso del odio campa a sus anchas en Internet, donde el mensaje se amplifica. El entorno digital, por su anonimato, falta de control y consecuencias, y capacidad para llegar una audiencia muy grande y muy diversa, es hoy por hoy el mayor cauce libre para la difusión del discurso del odio xenófobo. Lo vemos diariamente en espacios como twitter. Por ejemplo, la etiqueta #rapefugees, que relaciona refugiados con violadores, entre las 3 y las 9 de la mañana del 22 de julio de 2016 alcanzó 164.113 impresiones. Otro ejemplo son las webs de los medios de comunicación. Según datos recogidos por el proyecto PROXI el 60 por ciento de los comentarios a noticias sobre inmigración en los foros de medios de comunicación denotan algún grado de discurso del odio,  y el 10 por ciento son directamente delictivos.
  
En nuestro país, diversos/as expertos/as alertan sobre como grupos neonazis que promueven el odio racista tratan denodadamente de captar a los más jóvenes en la Red  y de cómo las personas sin criterio formado son vulnerables al impacto de este discurso. Además, el Hate Speech y los delitos de odio tienen un caldo de cultivo ideal en la larga crisis económica y en el incremento de la exclusión social.

Es un ataque directo a la convivencia que rompe la cohesión social, aumenta las desigualdades e impacta sobre la insolidaridad internacional. Según las estimaciones de la UE, los delitos de odio cometidos a través de redes sociales se multiplican por 30 en relación a la realidad física. Teniendo en cuenta los datos de uso das TIC, podemos prever que el impacto de este tipo de discurso en el entorno digital tenderá a seguir aumentando en los próximos años: el Instituto Galego de Estatística indica que en Galicia, el porcentaje de niños/as entre los 10 y los 15 años que usan Internet creció 26 puntos en los 10 últimos años, situándose en 2015 en el 95,5 por ciento, dos puntos por encima de la media estatal. Es necesario, por lo tanto, actuar en seguida en la creación de una conciencia crítica y de espacios de convivencia física y virtual que el entendimiento intercultural y la empatía a través de la acción decidida y empleando herramientas que hagan viral el discurso alternativo.

4 de julio de 2016

"Hace veinte años hablábamos de dictadores africanos y hoy de multinacionales que desvían a paraísos fiscales: el efecto sobre las políticas públicas es el mismo"

Chema Vera es, desde el año 2012, director general de Oxfam Intermón en España. Químico Industrial, entró en el mundo de la Cooperación a través de un voluntariado en Perú que llevó a convertirse en ingeniero de proyectos. Inició su carrera profesional dentro de Oxfam Intermón en 1993 como director de la sede de Madrid y luego se hizo cargo del Departamento de Campañas y Estudios. Hasta 2012 trabajó en la Secretaría General Iberoamericana coordinando los Programas de Cooperación de las Cumbres Iberoamericanas.




Chema ha estado la pasada semana de visita en Galicia, donde ha dado charlas en A Coruña y Vigo desgranado la claves de la nueva iniciativa de la entidad: se trata del programa doméstico, innovación social que traslada a la España de las desigualdades los aprendizajes del bagaje de Oxfam Intermón en otros continentes. Ecos do Sur es una de las entidades beneficiarias, y gracias a este programa podremos contratar a profesionales de intervención y fortalecer áreas estratégicas a través del acompañamiento técnico.

Estos días estás en Galicia hablando sobre ciudadanía, políticas y crisis. Es decir, sobre un mundo que cada día suma más pobres y donde los ricos no dejan de enriquecerse más y más, ¿qué está pasando?

Hace unos años empezamos a constatar que en España y en Europa se está produciendo un aumento de las desigualdades similar al de los países donde estábamos trabajando, en África o América Latina. No tanto desigualdad entre países como dentro de cada país. Esto tiene un impacto en la cohesión y la estabilidad social, ya que se frena la lucha contra la pobreza. El análisis que hemos hecho sobre España nos muestra un país con muchas desigualdades.

Eso, a pesar de que a nivel macroeconómico se habla de salida de la crisis, de creación de empleo...

No hay informes de ongs ni de bancos que muestren que esa aparente salida de macroeconómica de la crisis llegue a la población vulnerable. La salida de la crisis sigue siendo desigual. Hay que tener en cuenta que en España hay 700.000 familias sin nigún ingreso, y también la precarización de los trabajadores: hoy en día, tener un empleo ya no garantiza salir de la exclusión. Nos estamos convirtiendo en una sociedad dual, como son las de América Latina en las que trabajamos. Otro tema importante es el impacto sobre la fiscalidad. Hace 20 años hablábamos de los dictadores africanos y latinoamericanos y hoy son las multinacionales que desvían a paraísos fiscales: el efecto sobre el centro de salud que te atiende, sobre las políticas públicas, es el mismo.

Precariedad, fraude fiscal... y en todo este contexto, recortes.

De ahí precisamente surge nuestro programa doméstico, cuando vemos que las políticas de austeridad que se están aplicando aquí siguen los mismos principios que los planes de ajuste estructural que se introdujeron en América Latina en los años 80, y que están teniendo las mismas consecuencias sobre las políticas públicas, con gran impacto sobre la población vulnerable.

Proponéis trasladar a España el modelo de trabajo que tiene Oxfam en países de lo que se conocía como 'el Tercer Mundo' ¿cómo haréis este viaje?

El programa doméstico es una casa que hemos empezado sobre el tejado, algo raro para Oxfam Intermón, que siempre empezamos a partir de la comunidad y desde ahí construimos influencia política. En este caso, hace cuatro o cinco años empezamos a sumar a nuestros análisis la situación española y europea. Desde el inicio tuvimos claro que no íbamos a operar directamente sobre esta situación, sino a través de organizaciones enraizadas en la intervención a nivel local, sabiendo además que el tejido de acción social en España ha sufrido mucho por doble motivo: el descenso de las subvenciones y la desaparición de la obra social de las cajas. Además, mantenemos nuestras líneas principales, y apoyaremos a organizaciones que trabajan en el ámbito de la violencia contra la mujer y el de los refugiados/as y migraciones.

¿En qué consiste el programa?

Nace con la voluntad humilde de respaldar a este tejido, en dos aspectos: por una parte, apoyo económico. Por la otra, y es la vocación de la idea, fortalecer a la entidades con apoyo técnico y formación en lo que ellas requieran: finanzas, marketing, etc. También hay una tercera pata, que es la del apoyo puntual con nuestra presencia pública si la entidad está pasando por una dificultad concreta que pueda requerirlo. No se trata de un programa destinado a seguir creciendo, pero sí a generar redes de colaboración entre entidades, incluso a nivel internacional, poniendo en contacto a organizaciones que trabajan en los mismos ámbitos para que puedan aprender mutuamente.

21 de junio de 2016

Europa: el embudo criminal

Algunas cosas han cambiado desde la última vez que escribimos un post sobre la guerra, la protección internacional a personas en peligro y los Derechos Humanos. Desde entonces, las vías de entrada a Europa se han asentado como uno de los lugares más peligrosos del mundo. Desde abril, mes en que se constituía la Rede Galega en Apoio ás Persoas Refuxiadas, y hasta ayer mismo, por estas vías se ha confirmado la muerte de 896 personas y la desaparición en el mar de otras 1045. De muchas otras nunca llegaremos siquiera a saber que han desaparecido.

Estos datos están disponibles gracias al proyecto TheMigrants Files, que día a día actualiza la información de las muertes y desapariciones en la ruta hacia Europa. Así sabemos la historia de un niño de un año murió de hambre en la estación de autobuses de Adana, en Turquía, tras el periplo heróico de casi 300 km realizado por su familia desde Alepo. O de las 28 personas bombardeadas en un ataque aéreo, cerca de la frontera con Turquía. O todos los casos de pescadores que recogen cadáveres en sus redes. O de la joven afgana de 16 años, solicitante de asilo, encontrada hace unos días asesinada en un bosque cerca de Estocolmo.

Las vías de entrada a Europa son de los lugares más peligrosos del mundo y en ellas se muere por muchas causas. Ahogamientos, sí, pero también asesinatos, suicidios, enfermedades curables, desnutrición, agotamiento, atropellos, incendios... Esto sucede en Turquía, pero también en Grecia, en Ceuta y Melilla, en Calais, hasta en Noruega. Las vías de entrada a Europa, en lugar de ser un camino seguro hacia la libertad, se han convertido en un embudo criminal, donde no existen pasos seguros y las personas se ven bloqueadas y empujadas hacia rutas mucho más peligrosas en las que son víctimas de abusos, violaciones, secuestros, extorsiones, etc.

Lo que hemos visto con la entrada bloqueada por Turquía, se vuelve a repetir con la vía de Melilla. Melilla es hoy por hoy el mayor punto de entrada de personas solicitantes de asilo en España (el 40% de los solicitantes en 2015 entraron por ahí). El 90% de ellos, sirios y palestinos de origen sirio.
Según datos de ACNUR, este año las solicitudes vía Melilla han descendido a la mitad. Las oficinas de asilo abiertas en 2015 en el paso de Beni Enzar para facilitar la solicitud de este derecho a la entrada a España, están cerradas. Desde Ecos do Sur hicimos en el mes de abril varios intentos de contactar con ellas para conocer la situación, y no pudimos conseguir ni un número de teléfono. Las cifras de asilo por Melilla son hoy las más bajas desde que se abrió la vía, en 2014 ¿Qué sucede? Argelia, con exigencias de visados, y Marruecos, a través de extorsiones, obstaculizan la entrada hacia Melilla por sus territorios. Por lo tanto, tenemos en nuestro país otra vía de entrada, que podría ser segura, pero que, en estos momentos, y a efectos prácticos, está cerrada. Se abren entonces otras rutas más largas y peligrosas: la ya tristemente conocida de Libia, la de Mauritania o la de Mali.

Recordamos que, además, desde noviembre de 2015, en que se activó el sistema de reubicación, hasta hoy, a través de esta fórmula España ha acogido a 126 personas, en su mayoría de Siria e Irak, que entraron a través de Grecia, principalmente, y de Italia. Galicia no ha acogido a ninguno.

23 de marzo de 2016

Media vida trabajando para que otros puedan trabajar

Lleva media vida trabajando para que otros puedan trabajar. A lo largo de dos décadas, ha ayudado a miles de personas en toda Galicia a ver con más claridad su propio camino hacia el empleo, entendiendo que circunstancias diferentes conllevan estrategias diferentes. Él es Ramón López Cazorla, el nuevo fichaje de Ecos do Sur para reforzar el área de Orientación Laboral, mano a mano con Irene Alonso. Licenciado en Psicología y diplomado en Relaciones Laborales y en Magisterio, desborda ánimo y empatía, dos 'superpoderes' clave para su cometido. Que no es sencillo.



Para Ramón, incorporarse a los proyectos de Ecos do Sur es un reto nuevo. "Algo distinto. Me gusta ir cambiando y alcanzar nuevas metas", explica. Una actitud positivamente abierta al cambio que es fundamental en el trabajo con las personas. "Tratamos con gente que se enfrenta a muchas dificultades. A veces es complicado ser útil tal y como están las cosas...". De ahí que su vocación de servicio a los demás sea algo que valoramos especialmente. "Mi objetivo es ayudar a las personas", dice. Y estamos seguros/as de que lo harás, Ramón. ¡Bienvenido!