2 de diciembre de 2016

"En esta ciudad hay una gente maravillosa"

Ahmad Matar encarna el espíritu de esas personas que no se arredran ante la adversidad y que hasta en los momentos más complicados encuentran motivación para  tender la mano y aportar a los demás. De origen sirio, reside en A Coruña desde hace poco tiempo. Aquí ha solicitado asilo. Su trayectoria es la de tantos compatriotas que huyen cada día de la situación invivible en su país.



Tras pasar por Turquía, Grecia y Alemania, llegó a España. Conoció Ecos do Sur a través de nuestra voluntaria Leticia, que es, además, su amiga. Ahora, mientras aguarda por la protección internacional que necesita, se dedica a sensibilizar a los jóvenes de Galicia sobre la realidad de los campos de refugiados. Y no solo eso, sino que también ha puesto en marcha un curso informal de árabe gratuito, abierto a todas las personas que deseen aprender esta lengua. Lo hace como voluntario.

-¿Cómo fue tu periplo, tu aventura, para llegar a España desde Siria?

-Primero conseguí llegar a Turquía. Estuve allí un año, sobreviviendo con trabajos temporales. Después mi hermano me vino a buscar  y juntos cruzamos el mar a Europa. Ese fue el peor momento que he vivido, en el bote que nos llevó a Grecia. Éramos más de treinta personas y no podíamos ni movernos. Muchos sufrían problemas de salud, y las condiciones eran muy duras para un enfermo.   


-¿Qué sucedió cuando llegaste a Grecia? 

-Pasamos dos meses en Grecia, en el campo de refugiados de Idomeni. Allí trabajé como voluntario en varias organizaciones, como Swisscross Foundation y Movement on The Ground... Necesitaba ayudar, como me habían ayudado a mí. En los campos de refugiados vivíamos en muy malas condiciones higiénico-sanitarias, pésima comida y escasa... La gente estaba muy enfadada por el cierre de fronteras con Macedonia. Muy tristes también.

-No terminó ahí tu periplo...

-Fue por esas pésimas condiciones de vida que decidí irme de Grecia. Mi hermano volvió con su familia, a Suiza, y yo entré en un plan de recolocación. Así fue como terminé aquí.

-Y ¿qué tal te hemos recibido? 

-Antes de venir a Coruña estuve en Barcelona. Aquí me han apoyado Ecos do Sur y Accem. En  esta ciudad hay una gente maravillosa. Para mi sois muy similares a mi cultura. Queréis ayudar constantemente, pero uno se encuentra con muchos frenos del gobierno, de tal modo que resulta imposible algo tan sencillo como conseguir unos papeles... 

-También aquí quieres aportar a la ciudad que te acoge...

-He puesto en marcha un curso gratuito de lengua árabe, abierto a todo el mundo. Se desarrolla en el bar Waikiki, en la estrecha de San Andrés, todos los miércoles a las 20.30. Hay dos niveles, iniciación y avanzado. Todo el que quiera puede incorporarse, solamente tienen que contactar conmigo en el teléfono 633724531.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada